LEER EN VACACIONES

LEER EN VACACIONES

Por María Brandán Aráoz

 

“¿Leer en vacaciones? ¡Ni loco! Ya bastante me maté estudiando todo el año. Ahora lo único que quiero es descansar de los libros… y divertirme”

“No sé qué le pasa a Ignacio y, la verdad, me preocupa. Se pasa el día tirado en una reposera o en un sillón, leyendo. Ayer los amigos lo invitaron a jugar al fútbol y les dijo que no iba a salir hasta que terminara de leer una novela. ¡No entiendo!”

Dos casos muy diferentes. En el primero, un chico o un joven muy normal, con partido ya tomado en lo referente a la lectura: una actividad que se asocia al estudio y no al entretenimiento. Es el no lector por elección, el “auto encasillado”.

En el segundo ejemplo, un chico o un adolescente raro, con partido también tomado a favor de la lectura: actividad que lo apasiona cuando el libro adecuado llega a sus manos y lo atrapa.

La reacción de los padres y otros adultos frente a estos dos ejemplos, suele estar en las antípodas. El no lector -sobre todo si es varón- no despierta demasiados recelos, en el mejor de los casos produce resignación ante lo inevitable o simple indiferencia. Después de todo lo normal es que los varones casi no lean o, al menos, que prefieran el deporte a la lectura, y los juegos de la red y cualquier otro entretenimiento típico de la edad, a los libros.

El chico lector -peor si es devorador de libros- lejos de ser aceptado con regocijo por algunos adultos, los sorprende y, en el peor de los casos, los preocupa. No responde a las generales de la ley, digamos, y esta afición aparentemente pasiva (imaginativa y activa en mi opinión) suele provocar suspicacias.

De la boca para afuera algunos adultos dicen valorar la lectura y desear que los chicos adquieran el hábito. Pero en su interior, ciertos adultos (tampoco se puede generalizar) desvalorizan la actividad lectora y aceptan o privilegian otros entretenimientos.

Los adultos deberíamos sincerarnos. ¿Realmente le damos a la lectura el valor que se merece? ¿Honestamente ansiamos tener hijos lectores? ¿O sentimos una oculta satisfacción en proclamar que él prefiere el fútbol y ella los novelones de la tele?

Si una gran mayoría de adultos se sinceraran, reconocerían que la respuesta es no a las dos primeras preguntas y a la tercera.

Con frecuencia, el hecho de que un chico no lea en vacaciones, es algo comprensible, aceptado y que no provoca demasiada inquietud. Si resulta a la inversa, el sentimiento predominante de varios padres es la extrañeza (más en el caso de los varones) o la  lisa y llana preocupación.

“¿Y yo qué puedo hacer, obligarlo a leer?” –me interrumpe una madre, inquieta.  

No, en absoluto. La lectura es una pasión que se contagia, no un deber que se acata. Por eso serviría de mucho que los adultos valoráramos esta actividad como al más sano entretenimiento, tal vez el mejor. Si todos pensáramos así, no dudaríamos en privilegiar la lectura en vacaciones: leyendo nosotros (se predica con el ejemplo), leyéndoles a los chicos y en familia (al menos media hora por día), llevándolos a las librerías de nuevos y usados para comprar o canjear suficientes libros para las vacaciones, y promoviendo otras actividades que recomendamos autores y docentes.

Ustedes, chicos y jóvenes, ¿qué opinan sobre ponerse en campaña y elegir buenos libros para leer estas vacaciones?

 

Anuncios

3 thoughts on “LEER EN VACACIONES

  1. Estas vacaciones hasta ahora leí 10 o 11 libros (Secretísima Virtual, Terrores Nocturnos, Al final de la noche, El secreto del hombre muerto, Cómo ser mujer y no morir en el intento, El libro del fantasma, Pesadilla para hackers, No es fácil ser Watson, No me digas Bond, y algún otro), tengo la intención de releer la saga de los detectives, si bien también hay que hacer otras actividades, leer me parece una muy buena forma de usar el tiempo. Saludos!

  2. A pesar de que en estas vacaciones estuve haciendo varias cosas, pude terminar la saga de los detectives =D. A mí personalmente me encanta leer (cuando era chica -4 años- ya podía leer), aunque a veces mi familia se molesta de que lea los libros “de un tirón”, especialmente los de detectives y suspenso ¡pero simplemente me atrapan! Y eso es visto como raro entre mis compañeros (y compañeras), a quienes no les gusta leer mucho y menos en vacaciones.

    Para mí leer es una inspiración y a veces me agarran ataques de escribir una novela de aventuras y suspenso (debería intentarlo jajaja).
    Saludos!
    Camy

  3. me encanta leer en vacaciones pq me quedo hasta altas horas de la noche leyendo , leer a la noche esta buenísimo por la paz que hay .
    en las vacaciones pasadas me leí la saga de detectives , enredos de colegio, vacaciones con aspirina. ahora estoy leyendo “entierro en carnaval y otros cuentos de terror” el libro que no consigo es detectives en bariloche……
    me encantan tus libros
    martina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s