¿Por qué no leen algunos jóvenes?

Algunos jóvenes no leen porque tampoco fueron lectores desde chicos. Ya sea porque los adultos no los estimularon o porque no encontraron un solo libro que verdaderamente haya despertado en ellos la pasión por leer.
Si el flechazo entre el chico y el libro nunca se produjo, si no hubo ninguno que lo atrapara desde la primera hasta la última página, es difícil que aparezca el placer por leer, así de repente, en la adolescencia.
Otros jóvenes, que si fueron lectores de chicos, a menudo abandonan el hábito porque los obligan a zambullirse, de golpe y a los trece años, en obras literarias complejas que todavía no comprenden ni disfrutan. Y esto los desanima tanto, que terminan por pensar: “la Literatura es aburrida”.
Yo les aconsejo: chicos no se desanimen, busquen también otros libros de acuerdo a sus gustos; insistan hasta encontrar autores y obras que los atrapen y entretengan del principio al fin. Cuando las encuentren, van a recuperar el placer que sintieron de chicos y creyeron haber perdido.
Es lamentablemente cierto que algunos profesores (no todos) les inculcan a los adolescentes cierto prejuicio: “Ya es hora de que dejen los libros juveniles que leían el año pasado. Son grandes”. ¡Como si las novelas juveniles no fueran Literatura! Muchos libros de autores como Verne, Stevenson, Conan Doyle y Tolkien, entre otros, fueron y son los preferidos de miles de jóvenes, y se los considera grandes obras literarias.
Una buena novela juvenil puede ser leída y disfrutada tanto por un chico de doce o trece años como por uno de dieciocho, y hasta por un adulto. No hay edad para la buena Literatura.

También es cierto que muchos adolescentes no leen porque tienen demasiadas exigencias de estudio y distintas actividades, y les queda poco tiempo libre. Y cuando lo tienen, lo ocupan con otras ofertas llamativas: Internet, televisión, cine, deportes… Esto es lógico y entendible.
A la competencia citada se la enfrenta ofreciéndoles a los jóvenes libros entretenidos, ágiles, con suspenso, personajes y tramas que los conmuevan, los identifiquen y los entusiasmen.
Un buen libro juvenil encontrado a tiempo puede abrirle a un lector las puertas de la Literatura. Las malas experiencias podrían cerrárselas de un portazo. Y aunque sean excelentes libros, si son dados a destiempo, a los trece o catorce años pueden resultar tediosos o incomprensibles.
En mis encuentros con los chicos y en los mensajes que recibo, compruebo que los lectores adolescentes que sienten “ganas de leer”, son aquellos que experimentaron desde chicos, o no tanto, el “flechazo” con un libro, del que hablábamos antes.
Porque encontrar un buen cuento o una atrapante novela es como enamorarse. Primero queremos que dure para siempre y, cuando se termina, seguimos buscando a otro que nos haga sentir lo que ya sentimos, apasionadamente, una vez.

Anuncios

One thought on “¿Por qué no leen algunos jóvenes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s