Jóvenes escritores: el debut

Vacaciones con Aspirina, mi primera novela, significó el debut en el mundo de la Literatura infantil-juvenil y en la firma de ejemplares en la Feria del Libro. De esa época, guardo una anécdota divertida, se las cuento:
La Sociedad Argentina de Escritores me habla dado fecha y hora para ir a firmar mi primer libro en el stand y encontrarme con los chicos lectores.
Cuando llegué al stand, vi que la mesa y la silla de firmas ya estaban ocupadas por una chica de doce años. “Qué suerte, tengo una lectora que me espera”, pensé contentísima. Pronto salí de mi error. “Yo también firmo hoy, porque escribí un libro de poesías y mis papás me lo publicaron”, me anunció ella orgullosa. ” ¡Ah, qué bien! ¿Puedo leer alguna?” Asintió y me extendió el libro. “Son todas lindas, pero ésta es la mejor”, me explicó sin rodeos. La poesía me conmovió, se notaba la sensibilidad de la autora y cierta facilidad para la rima, aunque también su falta de oficio (cosa natural a esa edad). “¿Qué libros te gusta leer? ¿Te puedo regalar un ejemplar del mío?”, le ofrecí. Me miró con simpatía y cierta condescendencia: “Bueno, gracias… pero yo no leo, yo escribo”.
El diálogo terminó ahí, porque una cola de chicas ansiosas volvía de la caja para que le firmaran ejemplares… ¡del libro de ella!

Hay algo que a muchos jóvenes les gusta más que leer, y es escribir. Celebro que así sea, porque quizás entre ellos haya futuros escritores, pero me entristece cuando ambas aficiones no van juntas.

Un escritor que no es lector, se pierde un universo de placeres y, en mi opinión, difícilmente será un gran autor. De todos modos, bien vale la pena tomar el desafío y ayudar a los jóvenes a convertirse en escritores; paso a paso y acompañando la experiencia literaria con la lectura de un cuento o una novela que les sirva de ejemplo y de guía.
El esqueleto del cuento es el primer paso de la construcción literaria, la columna vertebral y sus ramificaciones óseas. Si lo comparamos con la naturaleza podríamos hablar del tronco y las ramas. En la jerga del oficio se la denomina estructura.
La síntesis o sinopsis de un cuento es previa a la estructura, pero si bien para algunos autores es necesaria, para otros no. Sus defensores aducen que constituye un buen punto de partida porque les permite volcar todas las ideas que les surgen de entrada, se les atragantan y quieren sacarse de encima antes de encarar la heroica tarea de redactarlas. Yo estoy a favor de la sinopsis.

Volviendo al punto anterior, ¿cómo armar el esqueleto del cuento?

Primero les recuerdo que plagiar, como aprendizaje, suele ser útil para animarse a crear. Siguiendo este método, ante todo hay que leer, a modo de ejemplo, un cuento que nos dé placer; releerlo y disfrutarlo. Luego, a la hora de ponerse a trabajar, a los jóvenes más reacios les propongo “nexos narrativos”. Son cuatro o cinco frases que plantean una situación parecida o igual a la del relato leído, aunque también pueden variar los personajes, situaciones, época y escenarios.

Los nexos narrativos no son párrafos elegidos al azar; constituyen el inicio de la historia, el principio del conflicto, el nudo y el desenlace. Cada uno resume una idea o acontecimiento incompleto que, tras los puntos suspensivos, el aprendiz de autor debe continuar coordinando el sentido del cuento con la frase siguiente.
En recuadro aparte, doy un ejemplo de trabajo basado en un fragmento del relato La recompensa, de mi libro “Cuentos para tiempos de crisis”, de Editorial San Pablo.

” El tren frenó, algunas personas bajaron, y la máquina volvió a arrancar. Todo, sin que ella me dirigiera la palabra. En la siguiente estación sería el supuesto asalto. A lo mejor yo estaba medio loco pero…”

“…entonces me desafió con la mirada: “Yo no le tengo miedo a ningún vago y…”

“Le indiqué por señas al Pancho que se ubicara delante de la puerta. Yo seguí a la chica y le puse delante…”

“En eso lo vimos cruzar como una ráfaga por el vagón…”

” Después no supe qué hacer, la cabeza me daba vueltas…”

“Hubiera querido decirle que la mejor recompensa…”

“Pero esas cosas no pasan en la realidad, sólo en los sueños. Por las dudas…”

Es importante leer primero el texto completo, haciendo una pausa en los espacios en blanco, antes de completarlos con las propias ideas. Los nexos narrativos son los necesarios puentes entre un acontecimiento y otro, que se deben elaborar apelando a la propia creatividad pero respetando las reglas de juego dadas. No importa tanto la cantidad de líneas que se escriban, sino una acertada continuación del relato y su progresión dramática.
¿Se animan a realizar la experiencia y enviarme el resultado?

Enviado desde mi iPad

Anuncios

One thought on “Jóvenes escritores: el debut

  1. Hola Marita, me llamo Camila y tengo 13 años. Esta muy buena tu enseñanza y ayuda para comenzar a escribir, yo ya he hecho algo y hace unos meses te envie un cuento del cual ya me diste una respuesta, gracias, ahora estoy comenzando una novela en base a tus libros de Detectives, como una continuación para mi porque los extraño, si en algun momento queres te envío algun capítulo, se va a llamar Detectives en Bahía Blanca (mi ciudad), muchas gracias por todo, sos una gran referente y escritora a seguir, Camila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s