Cuento fantástico de María Brandán Aráoz

“Marcos, quiero que me compres un objeto de arte. El primero que te salga al paso”, me encargó mi tía Felisa. “ ¡Yo no soy ningún experto!” “Ya lo sé, pero necesito adornar urgente ese rincón. ¡Es mortuorio! “
A la medianoche finalizaba la exposición de antigüedades de la Avenida Alvear. Algunos hasta iban vestidos de época. Podía ser divertido. Me apuré para llegar a tiempo.
Al pasar por el hotel la vi parada ante una vidriera. La espié por el reflejo: pelo negro recogido, vestido negro y largo, piel blanquísima. Rara y linda. Le calculé mi edad: dieciséis años, y muchos veranos sin pisar la playa. Ella se dio vuelta y me sonrió. La seguí con disimulo. Caminaba despacio, parecía flotar sobre las baldosas. Lo extraño era que no pudiera alcanzarla, pese a que soy de paso rápido.
La chica se detuvo varias veces frente a las vidrieras donde se exponían pinturas y objetos de arte. No entró en ninguna galería, y yo tampoco. Soy tímido. Pensé en renunciar a seguirla y ocuparme del encargo de mi tía. Pero cuando iba a entrar en un negocio, ella se daba vuelta y me sonreía.
Cruzamos Callao; ella me llevaba ventaja y la vi desaparecer dentro de un pequeño local de antigüedades. Corrí y entré sin aliento. La chica de negro ya no estaba. Le di su descripción a un empleado. Me miró burlón y negó con la cabeza.
Enojado, decidí no seguir con el juego de las escondidas y me puse a mirar adornos y cuadros para mi tía Felisa. Ya estaba casi decidido por una naturaleza muerta, cuando la vi. Al lado de un biombo, de espaldas a la pared: el mismo vestido negro, la piel blanquísima y la sonrisa. Casi pego un grito. Se la señalé al empleado sin proferir palabra. “ ¿Le interesa? Es una pintora poco conocida…” “Me gusta.”

Felisa quedó encantada con el “Autorretrato de Blanca”. Yo todavía busco a la chica de vestido negro que se usó a sí misma como modelo. Sospecho que no la encontraré jamás porque la pintura es del mil ochocientos. Aunque a veces da la impresión de que me mira desde el cuadro… y se sonríe.

Marita les propone poner a prueba la imaginación:

¿Qué título le pondrías al cuento cuidando de no revelar el final?
¿Por qué se le aparece la chica a Marcos? ¿Qué busca?
¿Qué podría pasarle al protagonista después de ese encuentro?
¿Cómo imaginas el pasado de Blanca?

3 thoughts on “Cuento fantástico de María Brandán Aráoz

  1. Blanca en el pasado pudo haber sido una artista brillante, pero altanera y egoista. Quizás de esas personas algo excéntricas e inconscientes que dedican demasiado a su trabajo y muy poco a las demás personas o a los otros aspectos de su vida. Un día enfermó de gravedad y ninguno de los médicos que, atraidos tanto por su fortuna como por lo peculiar de su enfermedad, intentaron devolverle su salud y vitalidad lo lograron. Entonces, furiosa ante la noticia de que le quedaba poco tiempo de vida, decidió recurrir a una anciana hechicera. Una persona marginada, dedicada a lo que se conoce como magia negra. Entonces esa mujer le brindó una inesperada solución: debía retratarse a si misma, entregando por completo su vida y energía al cuadro. Y al cabo de doscientos años, regresaría a la vida. Pero tendría que pagar un precio, le advirtió la bruja. Blanca, terca y desesperada, no quisó escuchar más. Mandó a la anciana a retirarse e inició de inmediato su tarea.

  2. Blanca murió muy jóven el día que iba a darle el “SI” a un muchacho que le había declarado su amor… murió en un accidente de camino al encuentro con él, de manera que nunca pudo confesarle que ella sentía lo mismo.
    Marcos es la reencarnación de este muchacho muchos años después, y es por eso que Blanca lo busca.
    Creo que Marcos debería volver a tener otro encuentro con el espíritu de Blanca, para que ella pueda por fin confesarle su amor, de esa manera ella se libraría de sus asuntos pendientes y podría partir al otro mundo, o lo que sea…

    Teniendo en cuenta esos detalles mi título sería “Reencuentro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s